• Manuel Sigillo

Luis XIV: La locura de Luis XIV por las peras

Actualizado: ene 14


Jean-Baptiste de la Quintinie, jardinero del Rey Sol, Luis XIV, se jactó de haber seleccionado 500 variedades diferentes de peras, con tiempos de crecimiento distribuidos en todos los meses del año, para que en teoría, todos los días el rey hubiera probado una pera diferente de manos de este extraordinario y virtuosisimo jardinero, el rey lo mencionó en un tratado de pomología (Instrucción pour les Jardins et fruitiers potagers), publicado en 1690. La pasión de Luis XIV por las peras era también presente en gran parte de la nobleza europea. Una verdadera "locura de peras", (como un historiador quiso llamarla), marcó las predilecciones y el sabor de las clases altas. Los recetarios de la corte sugerían muchas maneras de usarlas. Desde la Edad Media, la fruta fue un verdadero signo de la golosidad de la nobleza. Sobre todo la fruta delicada y perecedera, como la pera, vista como la idea de un alimento de lujo, representaba un alimento no vinculado a la lucha diaria contra el hambre, pero el placer de lo superfluo.

A los médicos medievales en general no les gustaba el uso de las frutas frescas. la consideraban de  excesiva "frialdad" , pensaban que si realmente se quería para el placer de la garganta, se necesitaban algunas correcciones. Bajo el principio de "temeramento", la ciencia de la época sacó de la tradición hipocrática-galénica (compensar los desequilibrios de los alimentos con los tratamientos y manipulaciones apropiadas) la excesiva "frialdad" debia  ser manipulada en dos maneras:  bien, acompañando frutas con un buen vino con mucho cuerpo, o cocinando la fruta, tal vez solo en vino. La pera en el vino, que aún aparece en muchos menús, es el epílogo de esta antigua cultura.


#luisXIV #palaciodeversalles #JeanBaptisteQuintinie

8 vistas